Enfoque Una salud.

Zoonosis

Enfermedades emergentes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió en 2004 las zoonosis emergentes como aquellas recientemente descubiertas o descritas previamente pero que han evidenciado un incremento de su incidencia, expansión geográfica o variedad de huéspedes o vectores. El 60% de las enfermedades infecciosas que afectan al ser humano son de origen zoonótico y  asi un 20% de todas ellas son transmitidas por vectores. Esto refuerza la conexión entre la salud animal, humana y ambiental y la importancia del estudio de estas enfermedades en su ámbito biológico, ecológico, médico y económico para promover y garantizar la salud global.


Las zoonosis emergentes y reemergentes pueden entenderse mejor bajo la perspectiva de “Una Salud”, definida por la OMS como un “enfoque concebido para diseñar y aplicar programas, políticas, leyes e investigaciones en el que múltiples sectores se comunican y colaboran para lograr mejores resultados de salud pública”. Asimismo, destaca que las áreas principales de “Una Salud” coinciden con los tres grandes retos actuales en salud global: i. seguridad alimentaria, ii. control de las zoonosis y iii. resistencia antimicrobiana.


Las zoonosis pueden ser directas, cuando el agente patógeno se transmite directamente entre animales y humanos, o indirectas cuando está involucrado un vector. Estas últimas, también denominadas “enfermedades trasmitidas por vectores” (ETV) han cobrado mayor relevancia recientemente por su fácil expansión, tal como sucedió en la región de las Américas durante 2014 y 2015 con los virus de Chikungunya y Zika, respectivamente. Las zoonosis emergentes y reemergentes han sido responsables de los grandes brotes epidémicos de las últimas décadas (Tabla 1). Esta situación ha dejado en claro una preocupación general por la falta de seguridad internacional para controlar estos patógenos, así como la necesidad ineludible de un trabajo multidisciplinar constante orientado a proteger la salud de todas las poblaciones a nivel global.

Enfoque 'Una salud'

Resulta prioritario y conveniente el manejo del enfoque de “Una Salud”, cuyos objetivos son preservar la salud de humanos, animales y ecosistemas. Para lograrlo, se requieren esfuerzos coordinados y colaborativos multidisciplinares. De esta necesidad surgió la asociación “One Health Global Network” que pretende recoger todas las asociaciones y bases de datos referentes a “Una Salud”. Así, ha adquirido el carácter de “movimiento” basado en colaboraciones a través de distintos sectores, desde todas las ciencias biológicas hasta las sociales. Los organismos internacionales ya están promoviendo su integración en las nuevas investigaciones. Se trata por tanto, de una oportunidad para incluir grupos de personas expertas de todas las disciplinas del saber que caminen juntos por el mismo sendero a fin de entender los factores determinantes de la salud de todos los seres vivos con el fin de preservarla.


Más de un tercio de la población humana vive en áreas en riesgo para contraer enfermedades transmitidas por mosquitos. Un buen ejemplo de ello son los arbovirus reemergentes como el de la Fiebre Amarilla, Dengue, Chikungunya, virus del Oeste del Nilo y Zika, que tienen una distribución casi global. Para combatirlas, será necesario entender la influencia de los determinantes ambientales, sociales, hábitos de vida y económicos de las poblaciones afectadas. Dentro de ellos, los determinantes socio-económicos son los que mayor impacto tienen en la salud y en específico, aspectos como el género, estrato socio-económico, trabajo, nivel de educación, riqueza, y lugar de residencia, entre otros. Esto fue constatado con la reciente epidemia de Zika. 

- Brucelosis: Es una infección bacteriana que se transmite de los animales a las personas. Lo más común es que las personas se infecten al comer productos lácteos crudos o sin pasteurizar. Algunas veces, las bacterias que causan la brucelosis se propagan por el aire o por el contacto directo con animales infectados.

- Hidatiosis, equinocosis o quiste hidatídico es una enfermedad parasitaria grave provocada por los gusanos de la clase de los cestodos del filo de los platelmintos, un gran grupo de invertebrados con muchas especies parásitas tanto en fase larvaria como adulta.

- Leishmaniosis cutánea: Se caracteriza por la aparición de úlceras cutáneas indoloras en el sitio de la picadura, las cuales se pueden curar espontáneamente o permanecer de manera crónica durante años.

- Toxoplasmosis: La toxoplasmosis es una enfermedad que se produce como consecuencia de una infección por el parásito Toxoplasma gondii, uno de los parásitos más comunes del mundo.

- Triquinelosis: Es una enfermedad parasitaria causada por el consumo de carne mal cocida y que contiene quistes (larvas o gusanos inmaduros) de Trichinella spiralis. Este parásito puede encontrarse en la carne de animales como el cerdo, el oso, la morsa, el zorro, la rata, el caballo y el león.

Comparte