Vacas en prado

Producción animal y medioambiente

Tras la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de Madrid en 2019 se está hablando mucho de cómo los distintos sectores económicos influyen en la correcta preservación del medio ambiente. Los veterinarios y profesionales encargados de velar por la sanidad animal también están involucrados en la sostenibilidad medioambiental. Dentro de la sanidad veterinaria, es en la producción animal donde se mira con mayor detenimiento este compromiso con el medio ambiente, y son los propios productores los primeros interesados en que el futuro continúe siendo sostenible. No hay que olvidar que 1.000 millones de personas viven en todo el mundo de la ganadería y la producción cárnica; de ellos, más de dos millones son de España.

La producción ganadera ha estado siempre en el disparadero por ser uno de los grandes productores de gases de efecto invernadero. O por lo menos esa es la idea más extendida, que no ha de ser la más cercana a la realidad. Según el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero del Ministerio de Transición Ecológica, la producción de carne en España produjo en 2018 unos bajos porcentajes de emisión de gases de efecto invernadero, sobre todo en comparación con otras fuentes de dichos gases. La lista con los mayores productores es la siguiente:

  • Transporte: 27%
  • Industria: 19%
  • Generación de electricidad: 17%
  • Consumo de combustibles: 9%
  • Procesos industriales: 8%
  • Gestión de residuos: 4%
  • Vacuno: 3,5%
  • Porcino: 1,9%
  • Ovino: 1,1%
  • Avicultura: 0,05%

Hay otros datos que avalan el compromiso del sector ganadero-cárnico con la sostenibilidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Así, el sector permite mantener importantes ecosistemas que no serían viables sin su utilización ganadera, como las dehesas en el caso del cerdo Ibérico o el pastoreo tradicional del ovino y caprino y el de las vacas nodrizas en dehesas y zonas de montaña, que están unidos al fomento de la biodiversidad y la conservación de los espacios naturales. 

Enfermedades emergentes

En 1992, el Instituto de Medicina de los Estados Unidos definió como enfermedades emergentes aquellas cuya incidencia se ha incrementado desde las pasadas dos décadas o amenaza incrementarse en un futuro. Dentro de ellas podemos encontrar:

Por virus: 

  • Infección por VIH/SIDA.
  • Fiebre hemorrágica de ébola.
  • Hepatitis C, Delta, E, GB.
  • Influenza A (H5N1) virus.
  • Neumonía por morbillivirus.
  • Síndrome pulmonar por hantavirus.
  • Enfermedad diarreica aguda por Rotavi-rus.
  • Fiebres hemorrágicas por arenavirus (fiebre hemorrágica argentina, venezolana, boliviana).
  • Eritema infeccioso. 

Por bacterias:

  • Ehrlichiosis.
  • Enfermedad diarreica aguda por Campi-lobacter yeyuni y Escherichia coli 0157 H7.
  • Legionelosis.
  • Gastritis por Helicobacter pylori.
  • Síndrome de shock tóxico por estafilococo áureo.

Por protozoos:

  • Cryptosporidiasis.

Por espiroquetas:

  • Enfermedad de Lyne.

 

Enfermedades reemergentes

Las enfermedades reemergentes se refieren al resurgimiento de enfermedades que ya habían sido aparentemente erradicadas o su incidencia disminuida. Son todas aquellas enfermedades infecciosas conocidas, que después de no constituir un problema de salud, aparecen a menudo cobrando proporciones epidémicas. Son ejemplos bien conocidos los siguientes: 

Por virus:

  • Dengue.
  • Enfermedad rábica.
  • Fiebre amarilla. 

Por bacterias:

  • Cólera.
  • Difteria.
  • Fascitis necrotizante.
  • Leptospirosis.
  • Peste.
  • Tuberculosis.
     

Por parásitos:

  • Paludismo.

 

Centro de recuperación de fauna.

Centro de recuperación Forn del Vidre (Castellón)
Dirección: Ctra. CV 105. La Sénia-Pobla de Benifassà S/N
2599 Pobla de Benifassà (Castelló)

Teléfonos: 977 26 13 97 / 680 55 94 16 / 964 55 83 54
Correo electrónico: centre_fornvidre@gva.es

Horario: De lunes a viernes: 8:00 a 17:00 h.
Fin de semana y festivos: 10:00 a 17:00 h.

Comparte